5 factores que desgastan a una pareja

El tiempo, la convivencia, y las experiencias esconden factores que son capaces de desgastar una relación de pareja. Tenemos que contar que toda relación pasa por malos y buenos momentos. Entendemos que esas relaciones siempre la conforman dos personas, y a esas personas siempre les ocurre cosas, o tienen un modo de ser que puede hacer desestabilizar su relación de pareja. En este artículo descubriremos los principales 5 factores que desgastan a una pareja.

Toda relación por muy bien que vaya siempre se encontrará con momentos, o conductas que pueden desestabilizar incluso a las relaciones más estables. Por ese motivo debemos siempre estar alerta antes las señales que nos pueden indicar que nuestra relación se tambalea, e incluso que puede llegar a romperse. Es importante saber cuando la relación que tenemos con esa persona tan especial para nosotros está a punto de romperse, porque si el problema lo afrontamos a tiempo quizás podamos salvar la relación, pero si miramos a otro lado quizás lleguemos demasiado tarde para poder reconstruir la unión con nuestra pareja.

Al final el desgaste en la pareja es algo inevitable. Siempre hay roces, o problemas que resolver, eso no lo podemos evitar porque son fruto de la convivencia, sin embargo, lo que sí que podemos hacer es reconducir nuestra relación, y que esta salga fortalecida de esa mala experiencia. Así que, no debemos mirar nunca hacia otro lado y afrontar la problemática que puede hacer peligrar nuestra relación de pareja. Es fundamental tener en cuenta los 5 factores que desgastan a una pareja que descubriremos en este artículo, y que nos ayude a consolidar más nuestra unión con esa persona tan especial para nosotros.

Todas las relaciones se tienen que sustentar con fuertes pilares, como pueden ser el amor, el cariño, el respeto o la libertad, entre otros. Cuando una relación no está sustentada por dichos pilares al final todo acaba por tambalearse, y hay peligro de que esa relación se rompa por siempre. Para ello deberemos siempre reforzar la unión con nuestra pareja, y afrontar todos los problemas que se puedan presentar. Mirar hacia otro lado lo único que hace es que todo se intensifique, y la relación pueda romperse con el tiempo. Nunca podemos llegar hasta ese punto. A continuación veremos los factores que pueden hacer tambalear a cualquier pareja. 

Los 5 factores que desgastan a una pareja

El miedo

El miedo es capaz de destruirnos y destruir nuestra relación de pareja por completo. Nuestras inseguridades y nuestras heridas emocionales nos pueden convertir en personas temerosas. El miedo nos puede convertir en la sombra de quien somos, y enturbiar lo todo. En una relación puede existir diferentes miedos, como es el miedo al rechazo, el miedo al abandono, o el miedo a ser criticados, entre otros. El miedo siempre nos paraliza y hace que estemos en guardia, y eso afectará sin duda al buen funcionamiento de nuestra relación de pareja.

Tener miedo nos desequilibra por completo y puede convertir cualquier relación en tóxica. El miedo nos lleva a experimentar emociones tan dañinas como el rencor, la rabia o la ira. Sentir ese tipo de emociones pueden destruir todo aquello que somos, hacednos daño a nosotros mismos, y hacer daño a la persona amada. No podemos dejar que nuestros temores se hagan dueño de nosotros, porque al final hará que nos comportemos de un modo conflictivo y tóxico

Celos y sentimientos de propiedad

Uno de los 5 factores que desgastan a una pareja más común son los celos, y ese tóxico pensamiento de que nuestra pareja es nuestra propiedad. Tenemos que comprender que el amor es libertad. No se puede capturar ni aislar a la otra persona, porque eso no es ni sano ni constructivo, además de ser una agresión en toda regla. Si estamos junto a alguien y compartimos nuestro camino con esa persona, es porque hemos tenido la libertad de elegir estar al lado de ella. Lo mismo debe ocurrir en la otra parte. Si tu pareja está contigo debe ser porque lo ha elegido libremente, no por manipulaciones, ni chantajes, ni miedos, ni ningún otro factor. Una relación sin libertad es una relación que se romperá sin remedio.

Tendemos a pensar que la libertad no es compromiso. Cuando alguien se compromete con otra persona es porque quiere, lo mismo si un día quiere dejar esa relación. Cada uno es libre de elegir su camino y con quien compartirlo. Así que, los celos no sirven para nada, solo para destruirte y destruir todo lo que quieres. El amor no entiende de cadenas. Si eres una persona insegura soluciónalo con terapia, pero ni pagues esos miedos con tu pareja. Los celos nunca son la solución. Piensa que tu pareja está contigo porque quiere, y eso debes valorarlo por encima de todo. Porque pudiendo irse ha elegido quedarse a tu lado y compartir su camino. No dejes que tus miedos rompan tu relación de pareja.

Los roces de la convivencia

Las parejas las conforman personas distintas, con sus costumbres y su modo de vivir. A veces el modo de comportarse y de convivir es muy diferentes entre ambas personas, y eso les puede llevar a tener ciertos roces o sufrir ciertas tensiones que pueden perjudicar la salud de la propia pareja. Cuando estas pequeñas rencillas no se hablan y ni se median para poder encontrar un acuerdo, esto puede perjudicar a la propia relación, pudiendo darse el caso de que se rompa de forma inevitable.

Compartir la vida con otra persona requiere de consenso, acuerdos, y mucha paciencia. Al principio del camino quizás no se noten estás diferencias, pero la convivencia sacará a la luz  el modo de comportarse y convivir de cada uno. Cuando aparecen esos pequeños roces debemos hablarlo con nuestra pareja, y llegar a acuerdos para poder mejorar la convivencia. No podemos dejar que la convivencia nos lleve a la rutina, a los desencuentros, y al alejamiento de nuestra pareja. Debemos ser capaces, y lo suficientemente maduros, para poder hablar con nuestra pareja de todo lo que necesitamos, y escuchar todo lo que ella necesita. Lo mejor de compartir nuestro camino con la persona amada es el mismo hecho de compartir. No hay más.

No compartir gustos ni intereses

Siempre nos han hecho creer que las diferencias son las claves de una buena relación, por el dicho aquel de “los polos opuestos se atraen”. Pero eso es mentira, las diferencias nunca unen, y acaban por destruir toda relación que no haga nada al respecto. Como ya te he contado antes, las parejas la forman dos personas diferentes, con su modo de ser y sus costumbres, y ambas se van moldeando para compartir ese camino que quieren recorrer juntos, y establecer unos lazos fuertes, donde debe haber cariño, amor, respeto, y los demás factores que nos empujan a querer compartir nuestra vida con esa persona tan especial para nosotros. Cuando una pareja se enfrenta al hecho de no tener nada en común, y que cada uno tiene su propio camino, esa unión deja de tener sentido. Una pareja debe tener cosas en común y compartir intereses que refuerce su unión, y todo lo que sienten.

Habrá siempre cosas en las que coincidamos con nuestras parejas respecto a gustos, y habrá cosas que no. Debemos centrarnos siempre en esos puntos de unión. Tenemos que empezar a compartir y realizar todas aquellas actividades y aficiones que nos guste a ambas partes de la pareja. Eso reforzará sin duda nuestra relación. Es muy importante compartir ciertos gustos e intereses, sin perder nuestras diferencias, porque no podemos coincidir en gustos ni en intereses, en todo con nuestra pareja.

Falta de atenciones y tiempo

Dar cosas por sentado, no dedicar tiempo ni atenciones a nuestra pareja es factor de desgaste que nos puede indicar que algo debe cambiar. El paso del tiempo y la rutina nos hace dar todo por sentado y eso nos hace ser descuidados con la atención que debemos prestarle a la persona que tanto amamos. Es importante dedicarle su tiempo a nuestra pareja. Todo lo que sea posible. Debemos aprender a cuidar nuestra relación. Compartir actividades, hablar, reír, salir a disfrutar, son cosas esenciales para la buena salud de una relación de pareja. Hacer que la rutina nos arrastre a la más profunda apatía hará que nuestra relación se resienta, y eso prolongado en el tiempo puede hacer que todo se rompa para siempre.

Aunque el día a día nos haga crear una rutina, debemos activarnos y romper esas costumbres diarias alguna que otra vez. Es importante que compartas tu tiempo con tu pareja, y que sea momentos de calidad, donde podáis compartirlo todo, y sobre todo, donde podáis ser vosotros mismos. No puedes dejar que tu relación se desgaste. Aunque no lo creas, no es necesario grandes actos, sino basta con que compartáis vuestro día a día plenamente, siendo vosotros mismos, y buscando vuestra propia felicidad. Apuesta por tu relación, y apuesta por ti. ¡Adelante!

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio