Ataque de ansiedad mientras duermo

Toda persona que ha sufrido ansiedad en algún momento de su vida, o esté ahora mismo sufriendo este trastorno, ha padecido los efectos de un ataque de ansiedad nocturno. La ansiedad, cuando es muy elevada, busca un momento específico para hacer su aparición, y dejar que sus síntomas nos afecten. Es muy normal sufrir un ataque de ansiedad mientras estamos durmiendo, ya que es cuando dejamos de estar en alerta. Despertarse sobresaltado por estos tipos de ataques es normal cuando padecemos ansiedad. Por tanto, si te preguntas. ¿Por qué sufro un ataque de ansiedad mientras duermo?, decirte que es una consecuencia de no tratar la ansiedad desde un primer momento, y dejar que acabe por dominarnos por completo.

Tenemos que ser conscientes que la ansiedad tiene un límite, es decir, que cuando hemos  acumulado una gran presión en nuestro interior, nuestro organismo debe deshacerse de toda esa tensión, y lo hace mediante el temido ataque de pánico o ansiedad. Este tipo de ataque hace tensar nuestro cuerpo y nuestra mente, y después, poco a poco, ir destensando todo nuestro organismo. Por ese motivo, cuando sufrimos un ataque de este tipo, ese dolor y esa tensión llega hasta un punto, que posteriormente hace que nos vayamos relajando hasta volver a la normalidad.

Si te preguntas: ¿es normal sufrir un ataque de ansiedad mientras duermo?, decirte que es totalmente normal. Sabemos que cuando nuestros niveles de ansiedad son tan elevados, que necesitamos deshacernos de toda esa presión. Así que, todo este proceso puede darse mientras dormimos, sin que podamos evitarlos en esos momentos.

Por muchos ataques de ansiedad que suframos, nunca estaremos preparados para ellos, y aún menos cuando estamos en un estado de indefensión como el hecho de estar dormidos. Los ataques de pánico nocturnos son mucho más frecuentes de lo que creemos. Tenemos que estar preparados por si sufrimos de dichos ataques mientras dormimos. Saber que hacer en esos casos es fundamental para poder superar este tipo de ataques, lo más rápido posible.

¿Por qué sufro ansiedad mientras duermo?

Los ataques de pánico o de ansiedad aparecen cuando los niveles de ansiedad son realmente elevados. Cuando la tensión que acumulamos se vuelve incontrolable, nuestro organismo utiliza los ataques de ansiedad para poder deshacerse de toda esa presión interna, y volver a una cierta normalidad, aunque esta sea momentánea.

Todas las personas que padecen ansiedad saben que los ataques de ansiedad suelen aparecer cuando estamos más relajados. En esos momentos, nuestro organismo deja de estar en alerta, y pendientes de evitar aquello que teme y le produce un gran estrés, y se deshace de toda la ansiedad acumulada. Por ese motivo, este tipo de ataques aparece cuando estamos totalmente relajados, y bajamos la guardia.

Si te preguntas ¿Por qué Ataque de ansiedad mientras duermo? Decirte que ello es debido a que en esos momentos, mientras duermes, se producen dos grandes factores que implican la aparición de esta clase de ataques. Por un lado, estás descansando y has dejado de estar en ese estado de alerta permanente propio de la ansiedad. También, por otro lado, durante la noche, cuando dormimos, nuestro cerebro intenta recomponerse del desgaste del día, e intenta ordenar todos nuestros pensamientos y sentimientos. Es mediante el sueño, que todo lo que hemos sufrido y experimentado vuelve a ser revivido en nuestro subconsciente, generando en algunos casos, un gran nivel de angustia.

Lo cierto es que la noche invita a que la ansiedad haga su aparición. Es un momento de descanso, donde no hay peligros ni nada que temer. En el descanso diario nos relajamos, y dejamos de estar en alerta. En esos momentos la ansiedad puede permitirse el hecho de buscar una salida, y nuestro organismo se tensará hasta un punto crítico, para después ir relajándose poco a poco, y conseguir, de ese modo, deshacerse de toda esa presión acumulada.

Cómo son los ataques de ansiedad nocturnos

Si no has sufrido uno de estos ataques de ansiedad nocturnos, imagina que estás durmiendo, y de repente te despiertas con la mandíbula tensa, el cuerpo totalmente agarrotado, un dolor intenso en el pecho, y una sensación de ahogo que no puedes controlar. Estás sufriendo un ataque que no has podido prever, y solamente te has despertado cuando los síntomas ya estaban en un grado muy intenso.

Al despertar en medio de esa crisis te cuesta reaccionar, y tienes realmente una sensación de muerte inminente. Los síntomas han aparecido sin avisar, y has sido conscientes de ellos, una vez que han proyectado toda su intensidad. Es un momento muy angustioso, que es difícil de gestionar. Al final el miedo hace que perdamos el control, y los síntomas se apoderan de nosotros sin compasión. Una vez que han llegado a una intensidad determinada, comenzaremos a sentirnos poco a poco mejor, hasta que el ataque remite, y podemos relajarnos de nuevo.

Si te preguntas: ¿Cómo es un ataque de ansiedad mientras duermo? Decirte que es una experiencia totalmente angustiosa, donde este trastorno se apodera de nosotros en un momento en el cual no estamos atentos, y somos más vulnerables a los síntomas de la ansiedad. El ataque de pánico nocturno es verdaderamente una experiencia terrorífica.

Ataque de ansiedad por la noche, síntomas

A continuación repasamos los síntomas de la ansiedad nocturna, y entre los más comunes, encontramos:

  • Taquicardia y/o arritmia.
  • Tensión mandibular.
  • Calambres y dolores musculares.
  • Sudoración excesiva.
  • Sensación de calor o frío.
  • Temblores.
  • Alteraciones digestivas.
  • Mareos y/o vértigos.
  • Náuseas.
  • Estremecimiento.
  • Dolor, presión o molestias en el pecho.
  • Fatiga.
  • Sensación de ahogo o falta de aire.
  • Miedo a perder el control.
  • Pensamientos catastrofistas.
  • Creencia de muerte inminente.

Como podemos comprobar, los síntomas de un ataque de ansiedad nocturno  son muy similares a los diurnos, solamente cambia el momento de sufrir dichos síntomas. Porque cuando estamos durmiendo, no padecemos su aparición progresiva, sino que, cuando nos damos cuenta, ya estamos sufriendo los síntomas de este tipo de ataques con su máxima intensidad.

Cómo superar una ataque de ansiedad nocturno

No podemos reaccionar ante los primeros síntomas, ya que estaremos dormidos mientras aparecen sin avisar. Solamente seremos conscientes de lo que ocurre cuando la intensidad de esos síntomas nos haga despertarnos de forma brusca. Nos despertaremos probablemente desorientados, con un dolor agudo en el pecho y una sensación de ahogo. En esos momentos es imprescindible saber cómo reaccionar, para de ese modo, poder superar rápidamente la crisis de ansiedad que estamos sufriendo.

Es importante mantener la calma en todo momento. Debemos sentarnos y cerrar de nuevo los ojos. Tenemos que centrar nuestros pensamientos en el hecho de que todo pasará en breve, no debemos dejarnos llevar por el pánico. Luego deberemos comenzar a respirar lentamente. Una respiración pausada nos ayudará a estar relajados. También es efectivo, hacernos un masaje en la zona del pecho que nos duele. Entre la respiración y ese masaje localizado, la intensidad de los síntomas irán desapareciendo lentamente, hasta desaparecer por completo.

La verdad es que los ataques de ansiedad nocturnos son realmente angustiosos, ya que no podemos reaccionar hasta que sus síntomas alcanzan su máxima intensidad, y consigue despertarnos. Lo principal es no dejarnos llevar por el miedo. Podemos estar desorientados en un primer momento, sin saber que pasa, pero en cuanto podamos, debemos tomar las riendas de la situación y aplicar la respiración pausada, y centrarnos en el hecho de que todo pasará en breve. Mantener la calma es esencial para superar esta clase de ataques rápidamente.

Cómo evitar los ataques de ansiedad nocturnos

Cómo pasa con cualquier otro trastorno, lo primero que debemos hacer es identificar y asumir que tenemos un problema, y tomar la decisión de buscar soluciones. La ansiedad solamente se puede tratar mediante la terapia psicológica, y tratándola evitaremos sufrir los temidos ataques de ansiedad nocturnos. Gracias a la terapia podremos tener las herramientas necesarias para afrontar un trastorno tan grave como es la ansiedad.

Así que, si te preguntas: ¿por qué sufro un ataque de ansiedad mientras duermo?, deberías plantearte tratar la ansiedad que sufres para poder eliminar dichos ataques nocturnos. Pero también te puede ayudar algunas pautas complementarias a la hora de evitar sufrir dichos ataques. Y estas pautas son:

  • Procura hacer ejercicio. Si hacemos algún tipo de deporte o actividad que nos permita gastar energías, y estar cansados, podremos descender nuestros niveles de ansiedad, y permitir que tengamos un mejor descanso, reduciendo la posibilidad de sufrir estos ataques de ansiedad nocturnos.
  • Haz aquello que te guste. Vuelve a hacer aquellas cosas que antes disfrutabas, como por ejemplo tocar algún instrumento o pintar. Siempre es positivo centrarnos en cosas positivas, y permitir que nuestra mente no esté siempre en alerta.
  • Relaciónate. No te aísles, y relaciónate con las personas que te quieren, y que tú quieres. Es importante que te sientas arropado. 
  • No te autoexijas. No hagas más cosas de las que puedas hacer. La actividad frenética del día tiene su repercusión en nuestro momento de descanso. Por ese motivo, aprende a hacer solamente las cosas que debas hacer, pero no te cargues de obligaciones. Respeta tu descanso.
  • Evita los estimulantes. Si fumas, evita hacerlo antes de irte a la cama. No tomes café ni té, ya que pueden alterarte. No tomes nada que pueda estimularte. El objetivo es llegar lo más relajado posible a tu dormitorio, y obtener el mejor descanso posible.
  • Mantén una buena higiene del sueño. Ten unos horarios fijos para descansar, y mantén un buen ambiente en tu dormitorio, es decir,  una buena ventilación, que esté todo ordenado y recogido, y una óptima temperatura, entre otros aspectos.
  • Haz ejercicios de relajación. Una vez que estés en tu cama, comienza a realizar respiraciones lentas y pausadas. Esto te ayudará a relajarte, alcanzando un sueño apacible.

Dejar de sufrir estos ataques de ansiedad nocturnos es una realidad, únicamente necesitas tratar la ansiedad que los provoca. Si sufres este tipo de trastorno, no lo dudes y busca ayuda para poder superarlo. Decirte que la ansiedad no desaparece por si sola, ni tampoco hay una pastilla que la cure. Para poder superar la ansiedad es necesario hacer terapia. Gracias a ella podremos saber cómo afrontarla hasta poder superarla por completo. ¡Adelante!

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio