Qué es una baja autoestima

Existen personas incapaces de percibirse de un modo positivo y amable. Sus experiencias negativas a lo largo de su vida les ha hecho centrarse en todo lo malo que hay en ellas, y nunca en todas las virtudes que tienen. Saber cómo son las personas con baja autoestima, nos ayudaría a identificar si somos una de ellas, y de ese modo buscar la ayuda que necesitemos. No podemos vivir siempre fustigándonos, y centrándonos en lo negativo. Todos debemos aprender a aceptarnos y querernos tal y como somos.

La autoestima realmente es como nos percibimos a nosotros mismos. Es decir, es un juicio acerca de quienes somos y todo lo que valemos. Si nuestras experiencias y vivencias han sido negativas, y hemos sufrido el rechazo, las críticas o los reproches de los demás, lo más seguro es que tendremos una percepción negativa de nosotros mismos, y de nuestra valía. Pero como ya debemos saber, todos los juicios acerca nosotros, siempre acaban por dictar quienes somos bajo nuestro propio prisma. Y como ya sabemos, no solemos ser muy amables con nosotros mismos, y solemos ser implacables con nuestros errores, fallos y defectos.

Al ser poco amables con nosotros mismos, solemos compararnos con los demás, y sobre todo, nos comparamos con nuestro yo real, con nuestro yo ideal, y eso nos lleva a no aceptarnos tal y como somos. Pueden criticarnos, reprocharnos cosas, y hacer juicios contra todo lo que somos, pero lo peor de todo es que a menudo hacemos caso al ruido de los demás, y no nos escuchamos a nosotros mismos. Es esencial comenzar a tratarnos con el cariño y el respeto que merecemos. Si aprendemos a tratarnos bien, los demás tendrán que hacerlo. Tenemos que ser los precursores de darle valor a todo lo que somos realmente.

Saber cómo son las personas con baja autoestima es fundamental para identificar si podemos tener una percepción negativa de nosotros mismos.  A menudo somos incapaces de aceptar que somos demasiado duros con todo lo que somos, y empezamos a atacarnos. Tener una autoestima dañada nos lleva a no aceptarnos, y eso nos llevará a sufrir un gran dolor emocional, además de que esa percepción negativa nos puede afectar a todos los ámbitos de nuestra vida, y sobre todo a las relaciones con los demás.

Causas de tener una autoestima baja

Todos somos el fruto de nuestras experiencias y vivencias. Si en nuestro desarrollo hemos sufrido las críticas, los juicios y reproches de los demás, crecemos creyendo que valemos poco, o que no somos merecedores de ser percibidos como personas completas. El origen de toda autoestima baja es la infancia. Es una época donde somos emocionalmente vulnerables. En la infancia necesitamos la protección y los cuidados de las personas más cercanas y queridas, como suelen ser los padres o tutores. Pero cuando estas personas rechazan, critican o reprochan a sus hijos, estos crecerán percibiéndose como alguien no válido. Un niño que sufre ese maltrato se convertirá en un adulto herido.

Cuando somos pequeños no tenemos la capacidad para gestionar las opiniones y críticas de los demás acerca de nosotros. Las tomamos como ciertas y válidas, y desarrollaremos una personalidad dañada. Quien sufre una autoestima dañada, es debido a todas y cada una de las heridas emocionales que ha ido sufriendo a lo largo de su vida. Un adulto herido nunca podrá tener una vida satisfactoria y plena, porque esa clase de dolor afectará a todos los ámbitos de su vida, y sobre todo en sus relaciones con los demás.

Cómo son las personas con baja autoestima

Podría ser muy sencillo catalogar a las personas con una baja autoestima, pero lo cierto es que es tan complejo, que hay multitud de signos o síntomas que nos pueden indicar que nos percibimos de un modo negativo y patológico. En este artículo nos centraremos en los rasgos más comunes, tanto de conducta como emocional, de las personas con una autoestima dañada. Y entre dichas características, encontramos:

  • Son emocionalmente inmaduros. Al no haber tenido un desarrollo emocional normal o positivo, carecen de las habilidades sociales y psicológicas para enfrentarse al mundo que les rodea, y hacerlo de un modo sano y constructivo. Por ese motivo, pueden ser incapaces de tener relaciones sanas, o no aceptar un trabajo por no verse capaz de hacerlo, aunque esté cualificado, etc. Y estos son algunos ejemplos de esa inmadurez emocional de las personas con una autoestima baja.
  • Su discurso interior es negativo. Una de las características más frecuentes de las personas con una autoestima dañada, es el hecho de hablarse a ellos mismo de forma hostil e implacable. Suelen ser muy críticos con ellos mismos, con sus fallos y errores. No son capaces de ser amables con ellos mismos, ni hablarse bien. Se recuerdan lo malo que hay en ellos, pero nunca tienen en cuenta todo lo bueno.
  • Son inseguros. Como se perciben como personas no válidas o poco capaces, sentirán una enorme inseguridad ante cualquier cosa que hagan, aunque sean totalmente capaces de hacerla. Tendrán la imperiosa necesidad de que alguien le supervise, o le diga que todo está bien.
  • No soportan las críticas. Quien ha estado toda su vida soportando las criticas y reproches de las personas más queridas y cercanas, tendrá una gran resistencia a la hora de aceptar una crítica. Les dará pavor que alguien opine acerca de ellos y de todo lo que son, porque se sienten personas poco válidas.
  • Evitarán algunas situaciones. Todo aquello que no sepan gestionar, o que les aleje de su zona de confort, les dará un miedo que no podrán controlar. Por ese motivo, evitarán hacer según que cosas, por falta de seguridad en si mismo, o relacionarse con según que persona por miedo a ser herido.
  • Incapacidad de decir no. Por querer contentar a los demás, y sentirse valorados, son incapaces de decir no a nada ni a nadie, sumando compromisos y obligaciones. Ser tan inseguros les incapacita a la hora de expresar sus deseos y voluntades, y se ven en la obligación personal de dejarse llevar por los demás.
  • Padecen dependencia emocional. Una persona que crece con carencias afectivas, como son las personas son baja autoestima, buscará siempre la aprobación y las atenciones de los demás. Esa necesidad les puede llevar a relaciones tóxicas, donde la otra persona puede aprovecharse de ella. 
  • Se sabotean. Las personas con autoestima baja suelen impedirse disfrutar, o dejar que algo bueno le pase. Suelen autosabotearse, y no permitirse nada positivo. De ese modo logran castigarse, y darse la razón cuando afirman que son personas no válidas.

Cómo aumentar una autoestima baja

Una vez que sabemos cómo son las personas con baja autoestima, debemos centrarnos en cómo podemos cambiar nuestra percepción acerca de nosotros mismos. Para ello es necesario los cambios. Tanto un cambio en nuestra forma de pensar, como en nuestra forma de actuar. Y entre dichos cambios está el hecho de cambiar nuestro discurso interno, y comenzar a hablarnos bien. Debemos saber que es esencial que empecemos a hablarnos de un modo amable.

Tenemos que entender que somos nuestra responsabilidad. Debemos cuidarnos y tratarnos bien. Es esencial aceptarnos, y reconocer que aunque tenemos mil defectos, también tenemos miles de virtudes. Centrarse en todo lo bueno que somos, es importante para mejorar nuestra autoestima. Cada uno debe ser precursor de su bienestar, y por ello debemos tratarnos como nos gustaría que nos tratasen.

Y por último, para poder aumentar nuestra autoestima, deberemos cerrar todas nuestras heridas del pasado. La única herramienta efectiva para sanar todo ese dolor acumulado, es la terapia. Gracias a la terapia psicológica podemos tener las herramientas que necesitamos para poder percibirnos de un modo sano y positivo. Tenemos que aprender a aceptarlo tal y como somos. Es nuestra responsabilidad. ¡Adelante!

 

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio