Cómo son los hermanos tóxicos

El vínculo con hermanos tóxicos

Las relaciones tóxicas pueden darse en todos los ámbitos. Puede darse en el trabajo, en las parejas, y como no, en el ámbito familiar. Solamente basta que la proximidad emocional sea tal, que una persona tenga la posibilidad de someter a los demás. Los hermanos son personas que viven durante muchos años en el mismo lugar, y hay veces que por la personalidad de uno de ellos, los demás tienen que sufrir ciertas conductas y comportamientos, que les lleva a padecer un gran sufrimiento. En este artículo nos centraremos en cómo son los hermanos tóxicos.

Los hermanos tóxicos se caracterizan porque creen que todo el mundo gira alrededor de ellos. Son personas sumamente egoístas, que no tienen en cuenta los sentimientos de los demás. Por tanto, mirarán siempre por ellos y por cubrir sus necesidades, aunque ello suponga imponerse a los demás. Tener una relación con un hermano así, supone un gran desgaste emocional, y normalmente, son personas que pueden generar un gran dolor y sufrimiento a las personas más cercanas.

Normalmente, los hermanos tóxicos, no solamente manipulan, chantajean e incluso a veces abusan de sus hermanos, sino que son personas que tienen su modo de funcionar, y harán lo mismo con otras personas cercanas, como pueden ser los padres, o una posible pareja. Las personas tóxicas suelen serlo con quien se lo permite, y estas personas suelen ser las más cercanas, aquellas que siempre están ahí, como es la familia. En el núcleo familiar es donde más se encuentran estas dinámicas tan dañinas.

Por último, cabe decir que, los hermanos que someten a sus hermanos, suelen hacerlo siempre. Es decir, sus conductas tóxicas seguirán aunque ya no viva junto a sus hermanos. Intentarán continuamente manejar a su antojo, a los demás, y harán todo lo posible por cubrir sus carencias afectivas, sometiendo a quien se lo permita. Saber cómo son los hermanos tóxicos, nos puede ayudar a identificar un comportamiento dañino de alguno de nuestros hermanos o hermanas.

Qué son las relaciones tóxicas entre hermanos

Si queremos averiguar como son los hermanos tóxicos, antes tenemos que centrarnos en cómo se relacionan. En el modo de comportarse con los demás está la clave de quienes son este tipo de personas. Las relaciones tóxicas entre hermanos son muy frecuentes, porque la cercanía hace que se establezcan dinámicas donde una persona quiera dominar a los que están a su alrededor, y es entonces cuando se dan relaciones totalmente dañinas.

Tenemos que entender que, una relación tóxica es aquella que nos hace sufrir, y nos hace daño, pero que no somos capaces de dejar, ya que de algún modo nos vemos obligados a mantenerla. Cuando es un hermano quien nos hace sufrir, en cierta medida, y por creencias sociales establecidas, debemos permitírselo, e incluso ayudarlo siempre que nos lo pida. Ello hace que sus manipulaciones y chantajes sean efectivos.

Por todo ello, podemos afirmar que, una relación con un hermano tóxico puede:

  • Hacernos daño.
  • No nos deja ser nosotros mismos.
  • Nos hace sentirnos mal en todo momento.
  • Nos restan y nos roba nuestras energías.
  • Generan un gran sufrimiento.

Un hermano con comportamientos tóxicos, suelen ser personas con ciertas carencias de tipo afectivo. Aunque hayan crecido en la misma casa que sus hermanos, quizás su desarrollo emocional nunca ha sido el adecuado. Quizás las criticas por su comportamiento, y una baja autoestima pueden hacer que desarrollen un modo de actuar centrado en cubrir todas sus carencias, y si para ello tiene que someter a las personas que tienen a su lado, lo hará.

El comportamiento de los hermanos tóxicos

Los hermanos tóxicos son personas que solamente miran por ellas mismas, y por cubrir sus propias necesidades, en ningún caso tendrán en cuenta los sentimientos de los demás. Esta clase de personas establecen relaciones basadas en la necesidad, donde tiene que someter a quienes le rodean para conseguir de ellas aquello que desea. Los hermanos son las personas más cercanas y vulnerables para poder manejarlos a su antojo, y no dudarán en someterlos para que accedan a cumplir sus voluntades. 

Y esta clase de relaciones tóxicas se establecen por los siguientes factores o causas:

  • Comunicación impositiva. Los hermanos con una personalidad tóxica impondrán siempre sus opiniones y deseos. Su modo de comunicarse es autoritario y directo. Quiere conseguir aquello que desea lo antes posible, por ese motivo su mensaje será totalmente asertivo.
  • Sin empatía. Como ya he citado anteriormente, las personas con estos rasgos narcisistas, no tienen en cuenta los sentimientos de los demás, ni el daño que puedan llegar a hacer sus actos y su conducta. Por lo cual no tendrán medida ni límites a la hora de someter y manipular a las personas más cercanas, como pueden ser sus hermanos.
  • Menospreciar a los demás. No solo intentará dominar a quienes le rodean, para así conseguir aquello que desea, sino que nos menospreciará. Cuando a una persona la conviertes en la sombra de quien fue, se convierte en la víctima perfecta, ya que hará todo lo posible por ser obtener la aprobación de quien le manipula y le hace daño. Solo valoran sus propias ideas y creencias.
  • Incapacidad para gestionar los conflictos. Esta clase de incapacidad para poder resolver los conflictos es lo que hace que estas relaciones tan tóxicas se perpetúen en el tiempo, hasta volverse crónicas. 

Después de saber los rasgos que proporciona las relaciones tóxicas entre hermanos. Ahora nos podemos centrar en el modo de actuar de un hermano tóxico. Así que, si identificas como te haces sentir tu propio hermano o hermana en las siguientes señales, podrás saber que estás sometido al control y al dominio de un hermano que con sus conductas te hace daño. Y entre dichas señales encontramos:

  • Te habla mal, y te trata peor.
  • Discute contigo por todo.
  • No te respeta, y siempre intenta dominarte.
  • Nuca podéis tener una conversación normal y tranquila.
  • Te hace la vida imposible con sus ataques.
  • Consigue sacarte de tus casillas.
  • Te anula, y te hace sentir inferior.
  • Ignora tus opiniones y voluntades.
  • No te valora, y te ningunea.
  • Hará que te sientas culpable.
  • Te reprocha todo lo que haces.
  • Se centra en tus defectos y te los comunica.
  • Consigue manipularte y chantajearte. 
  • Saca lo peor de ti.
  • Se aprovecha de tus debilidades.

Cómo son los hermanos tóxicos

Como cualquier persona tóxica, los hermanos que tienen esa clase de conductas dañinas, suelen ser personas totalmente egoístas, que utilizan a los demás para conseguir todo aquello que desean. No les importa lo más mínimo el daño que puedan hacer, o el sufrimiento que puedan generar, si ello les reporta algún beneficio. Se suelen aprovechar de sus hermanos porque son las personas que más tiene a su lado, y quizás son las personas más vulnerables a las que tienen acceso. Son personas implacables con sus hermanos, llegándolos a dominar y a manipular a su antojo. Para saber como son los hermanos tóxicos nos centraremos en sus rasgos más comunes. Y estos son:

  • Son personas narcisistas. Como he citado anteriormente, son personas que solamente miran por ellos, y conseguir todo lo que quieren. Y es por ello, que no dudan en aprovecharse de los demás, y sobre todo de las personas más cercanas, como son sus hermanos.
  • Son egoístas. Esta clase de personas estarán centradas solamente en sus necesidades, y en conseguir todo aquello que anhela. No son capaces de tener en cuenta las necesidades de los demás, y por tanto, suelen pasar por alto las demandas de las personas que están a su alrededor.
  • Muestran poca empatía. Se suelen aprovechar de las debilidades de las personas más cercanas, y los hermanos son personas que suelen ser vulnerables. Es por ese motivo, que suelen aprovecharse de sus propios hermanos sin importarle el daño que les pueda hacer, porque no son capaces de ponerse en el lugar de los demás.
  • Suelen ser exigentes. Son personas incapaces de valerse por si mismos, y es por ese motivo, que siempre dependen de los demás. Tienen que dominar a las personas más cercanas para que accedan a sus demandas. Suelen ser implacables, y no admiten un no, ni ningún fallo de los demás.
  • Utilizan la manipulación. Para poder dominar a sus hermanos, esta clase de personas usan la manipulación, el chantaje o incluso el abuso. Empleará las debilidades de sus hermanos para poder aprovecharse de ellos del modo más efectivo.
  • Su autoestima baja. Aunque tenga una postura dominante, esta clase de personas se perciben a si mismo como personas no capaces, es decir, que necesitan a los demás para conseguirlo todo. Ellos saben sus limitaciones, y nunca las hará públicas. Nunca mostrarán sus propias debilidades.
  • Pueden ser violentos. Si se topan con una negativa o con cualquier resistencia por parte de sus hermanos, o de otra persona, pueden llegar a utilizar la violencia para doblegar a la persona de la que quiere aprovecharse.

El daño que pueden hacer los hermanos tóxicos

Una vez que hemos visto cómo son los hermanos tóxicos, podemos comprender el daño que pueden llegar a hacer a sus víctimas, es decir, a sus propios hermanos. Tenemos que entender que sus víctimas viven con ellos, al menos durante la infancia y la adolescencia, y pueden llegar a ser muy vulnerables a sus ataques, por lo tanto, aprovecharán su poder para someter a sus hermanos, y obtener todo aquello que desean, que normalmente es tener el poder, y de ese modo tener todas las atenciones que necesitan.

Los hermanos tóxicos son personas con una autoestima totalmente dañada, y en consecuencia, deben dañar la de los demás, para así aprovecharse de ellos. Por ese motivo, su objetivo primordial es destruir la autoestima de sus víctimas, para así poder dominarlas. También al manipularlas, suelen generarles emociones tan negativas como la culpa, el miedo, o la tristeza. Son personas capaces de convertir la vida de sus hermanos en un verdadero infierno.

Esta clase de personas tan tóxicas, son capaces de generar, con su comportamiento, el malestar total de sus víctimas, haciendo que estas sufran un nivel de angustia, y de desesperación, que puede acabar por completo con su estado anímico. Por lo tanto, se puede afirmar que las víctimas pueden desarrollar cuadros ansiosos y depresivos por culpa del comportamiento de estos hermanos tóxicos. El daño que hacen a sus propios hermanos es realmente terrible.

Cómo actuar ante un hermano tóxico

Cuando somos niños estamos totalmente indefensos ante cualquier persona que quiera someternos. No tenemos las herramientas ni la madurez emocional necesaria para poder afrontarlo. Pero en la edad adulta, ya es otro cantar, y tenemos todo lo que necesitamos para frenar y afrontar cualquier tipo de maltrato, incluso el que pueda infligirnos un hermano o hermana.

Si bien cuando somos niños, no podemos alejarnos de ese hermano que nos hace daño, porque no podemos, y porque vivimos con nuestros padres. Cuando somos adultos podemos alejarnos lo más posible de esta clase de personas. En estos casos, de nada servirán unos límites, ya que esta clase de personas tóxicas se creen con el derecho de doblegar a los demás, y por tanto, nunca cambiarán. 

Lo mejor que podemos llegar a hacer es alejarnos de toda persona que nos haga daño, aunque esa persona sea nuestro hermano. No podemos permitir que nadie nos ataque ni nos domine a su antojo. Debemos apostar por nosotros, y rodearnos de personas que sumen. Para sanar todas las heridas emocionales que nos han podido hacer esta clase de hermanos, deberíamos buscar ayuda psicológica. Es la única manera de poder dejar atrás ese pasado. Así que, apuesta por ti, y apuesta por la terapia. ¡Adelante!

 

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio