Padres dependientes que manipulan a sus hijos

Existen una clase de personas que necesitan someter a los demás para conseguir todo aquello que desean. Son personas que sufren una dependencia emocional. En este artículo descubriremos cómo son los padres emocionalmente dependientes. El poder que llegan a ejercer sobre sus hijos es enorme. Su objetivo es que les atiendan, y hagan todo aquello que ellos quieren. Su objetivo es impedir que sus hijos puedan hacer su vida para que puedan tener sus servicios y atenciones.

El trato hacia sus hijos es de imposición. Utilizarán el chantaje, la manipulación o el abuso para poder someter a sus propios hijos, y tenerlos siempre a su disposición. Es un maltrato continuado que puede ejercerse en cualquier tipo de familia, ya sea a través de un solo progenitor (madre o padre), o incluso ambos. Sea como sea, es un auténtico calvario para los hijos, que reciben un trato horrible, donde se pueden dar insultos, reproches y a menudo la violencia física y verbal. Lo peor de todo es que ese modo de conducta tóxica y vejatoria, suele intensificarse con la edad. Y es por eso, que los hijos deben aprender a deshacerse de todo ese maltrato, y tomar todas las decisiones que sean necesarias.

El daño que hacen a sus propios hijos es terrible. Son capaces de destruirlos por completo para que accedan a sus voluntades. Para ello es imprescindible que rompan su autoestima, y lo suelen hacer desde que son pequeños. Tenemos que entender que para esta clase de padres, sus hijos, simplemente son herramientas para conseguir aquello que desean. Gracias a la manipulación y al chantaje podrán tenerlos siempre a su lado, y disponer de ellos cuando lo deseen. Son personas incapaces de ponerse en el lugar de sus hijos, ni de nadie. Solamente piensan en ellos mismos y en su bienestar.

Desde tiempos inmemoriales, se ha tenido la creencia cultural y social, de que los hijos tienen que atender en todo momento a sus padres, incluso renunciando a su propia vida si es preciso. Ese modo de pensar se ha transmitido de generación a generación, y muchos padres creen en ella en nuestros días. Un hijo, como toda persona, debe tener su propia vida. Puede ayudar a sus padres, claro está, pero tiene su propio camino, y experiencias que vivir. Pero esta clase de padres emocionalmente dependientes, les hará sentirse mal y culpables para que accedan a sus voluntades, y dejar su propia vida en un segundo o tercer lugar. 

Cómo son los padres emocionalmente dependientes

Una madre o un padre que ha utilizado a sus hijos para obtener todo aquello que querían, son personas que les trae sin cuidado el bienestar o la salud emocional de sus propios hijos. Su maltrato comienzan en edades muy tempranas, donde los manipula y les hace sentirse culpables, además de cuestionarlos, con reproches y críticas. Todo ello hace que esos hijos crezcan con una autoestima totalmente dañada, y no sepan enfrentarse a sus propios padres. Son niños que se convertirán en adultos heridos, y ese dolor les acompañará por siempre.

Como ya he dicho anteriormente, esta clase de padres suelen intensificar el maltrato de sus hijos con el tiempo. Si estos hijos no han sido capaces de alejarse de sus padres, y siguen a su lado soportando todas las manipulaciones, comprobarán como su madre o su padre se aprovecharán de ellos hasta en la vejez. Cuando más años cumplan más necesitarán a sus hijos, y ejercerán sobre ellos un mayor maltrato. Para poder frenar las conductas tóxicas de esta clase de padres, sus hijos deberán saber cómo son los padres emocionalmente dependientes, para poder identificar qué ocurre, y pedir la ayuda necesaria para tomar las decisiones que se tengan que tomar.

Los padres emocionalmente dependientes se caracterizan por:

  • Son personas narcisistas. Esta clase de padres suelen creer que ellos son el centro de todo. Es decir, que se creen con la autoridad de ejercer su voluntad por encima de los demás. Solamente mirarán por ellos, y nos les importará lo más mínimo las necesidades del resto de personas, e incluso de sus propios hijos. 
  • Utilizan la manipulación. Saben las debilidades de sus hijos, y las usarán para manipularlos. Normalmente, utilizan la culpa o el chantaje para obtener todo aquello que quieren de sus hijos. Es un tipo de maltrato continuado.
  • No son empáticos. Mientras que esta clase de padres consigan aquello que desean, les trae sin cuidado el daño que puedan hacer a sus hijos. Son incapaces de ponerse en el lugar de los demás. Realmente, son personas muy egoístas.
  • Necesitan el control. Aunque pueda parecer lo contrario, los padres manipuladores son personas inseguras, y necesitan tenerlo todo bajo control. De ese modo, pueden rebajar su nivel de estrés y sentirse mejor. Por ese motivo, tienen que controlar a sus hijos en todo momento, y de ese modo ejercer su poder.

Suelen ser violentos. Como tienen poca tolerancia a la frustración, cuando algo no va como quieren, suelen tener ataques de ira. Por lo tanto, pueden utilizar la violencia para conseguir aquello que quieren.

https://www.pinterest.es/pin/513973376237886965

Una vez que conocemos cómo son los padres emocionalmente dependientes, tenemos que centrarnos en su comportamiento. Es muy importante conocer la conducta de una persona, para saber realmente como es. Si logramos identificar las conductas tóxicas de los demás, eso nos ayudará a no caer en sus manipulaciones ni chantajes. Así que, entre las conductas más frecuentes de este tipo de padres están:

  • Usarán la culpa. Harán sentir a sus hijos culpables, pudiendo hacerse a víctima, o empleando los reproches. Una persona que sienta la culpa, hará todo lo posible para reparar el supuesto daño que ha hecho. Y eso lo aprovecharán los padres dependientes para obtener las atenciones que tanto necesitan.
  • Exigirán. Esta clase de padre, les exigirá la atención a tiempo completo a sus hijos, y nunca tendrán bastante. Es decir, por mucho que hagan sus hijos por ellos, nunca estarán satisfechos.
  • Emplean el castigo. Si sus hijos no acceden a sus peticiones, no dudarán en emplear el castigo. Pueden utilizar el silencio, las criticas, o el abuso verbal para que al final sus hijos hagan aquello que esta clase de padres quiera.
  • Suelen despreciar. Con el desprecio, aparte de destruir la autoestima de sus propios hijos, conseguirán que estos accedan a todo con tal de no sentirse tan mal. Es un maltrato verbal en toda regla, y el daño que ejercen es terrible.

Qué hacer con los padres dependientes

Debemos saber qué hacer con los padres emocionalmente, ya que si así son nuestros padres, estaremos soportando un gran dolor y sufrimiento. No podemos vivir eternamente bajo el yugo de las exigencias continuas de los demás. Sé que cuidar de los padres es necesario, y moralmente exigible, pero esta clase de padres no buscan ayuda, buscan atención. Y en su búsqueda de atenciones son capaces de destruir por completo a sus hijos, e impidiéndoles que tengan su propia vida.

Dejar de atender a esta clase de padres, no es egoísmo como ellos y la sociedad te dirán. No aceptar sus exigencias es tu responsabilidad. Porque tú eres responsable de ti mismo y de tu bienestar. Así que, eres quien tienes que poner fin a este tipo de maltrato. Si te preguntas, ¿cómo puedo hacerlo?. Decirte que puedes probar poniendo unos límites. Deberías dejarle claro a tus padres hasta donde pueden llegar y hasta no. Y ser firme en tus decisiones. Si dejas que traspase esos límites, no servirá de nada. Lo mejor que puedes hacer si no respeta esos límites, es alejarte de esa persona. Tienes el derecho de estar bien, y de vivir tu propia vida.

Al final, todo se trata de que estés bien, y que puedas hacer todo aquello que quieras. Tienes que tener tu propio camino, y vivir tus propias experiencias. Y eso no lo podrás hacer si sigues bajo el yugo de ese padre o madre dependiente. Sé que te podrás sentir culpable, y que cuesta mucho tomar las decisiones oportunas, pero no puedes vivir siempre martirizado. Debes rodearte de personas que sumen y te hagan sentir bien. Si tienes que pedir ayuda terapéutica, hazlo, pero si no, protégete y cuídate. Apuesta por ti. ¡Adelante!

 

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio