Cuando la timidez nos paraliza

Cuando conocemos a alguien, sea quien sea esa persona, siempre estaremos en alerta, pendientes de percibir que puede estar pensando de nosotros. Todos tenemos el temor de no dar una buena imagen, y que los demás piensen mal de nosotros. Ese miedo a las opiniones y a los juicios de los demás, puede llegar paralizarnos, y afectarnos en todos los ámbitos de nuestra vida. Por ese motivo, si no sabemos gestionar esas emociones, deberemos aprender a cómo superar la timidez.

Ser tímidos es una característica de nuestra personalidad. Cierto que cada uno es como es, pero cuando ello nos  hace mella en nosotros y en todo lo que hacemos, debemos aprender a cómo superar la timidez. Cuando ese miedo es tan acentuado, repercute tanto a nivel personal, como en el ámbito laboral y social, y en nuestras relaciones. No podemos dejar que los miedos nos dominen, y se hagan dueños de nosotros.

La timidez patológica, esa que no se puede controlar y nos paraliza, siempre es fruto de una autoestima poco desarrollada. Normalmente las personas que actúan y son de ese modo, es debido a experiencias vitales negativas, y de haber sufrido fuertes críticas por parte de personas de su entorno más cercano. Al final son personas dañadas, que tienen un miedo atroz a sentirse no valoradas ni aceptadas por los demás.

No podemos controlar lo que los demás opinan de nosotros. Es por ese motivo, que no podemos dejarnos llevar por agobio de querer agradar a todo el mundo. Tenemos que tener en cuenta que habrá personas a las que les caigamos bien, y otras que no. Así que, no podemos estar siempre en alerta, y temerosos de los juicios de las personas que conocemos.

¿Qué es la timidez?

Si buscamos la definición de timidez, seguramente se define como una sensación permanente  de inseguridad o vergüenza sobre uno mismo, y el miedo a los juicios u opiniones de los demás acerca de nosotros. El miedo siempre se alimenta del miedo. Es decir, cuando más miedo tengamos acerca de los juicios de los demás sobre nosotros, más nos paralizaremos cuando estemos expuestos a una situación donde tengamos que mostrarnos o hablar con otra persona, con la que no tenemos la confianza suficiente.

Las fobias hacen que no podamos tener una vida normal, ya que siempre intentaremos evitar aquello que tememos, y eso hará que huyamos de las situaciones donde esté presente todo aquello que nos da miedo. No podemos tener relaciones normales con los demás cuando estamos siempre en alerta. Ello nos creará un gran nivel de angustia, estrés y ansiedad. No podemos vivir siempre escondiéndonos, y es por ello, que debemos aprender a cómo superar la timidez.

La timidez tiene siempre un componente genético, pero solo se expresa cuando existe un componente ambiental. Es decir, uno puede ser tímido, es un rasgo de la personalidad. Lo que ocurre es que la timidez patológica, surge cuando la persona ha estado expuesta a las críticas hirientes, y ello le ha mermado la autoestima. Quien es un tímido patológico es una persona herida, y debe ser tratada adecuadamente. La timidez enfermiza es un gran peso que no dejará a la persona que la padece, a desenvolverse correctamente.

Cuando una persona es incapaz de gestionar su timidez, esta se vuelve una auténtica tortura. Que no puedas expresarte libremente y ser tu mismo a causa de los miedos, es realmente angustioso, además de mermar nuestro estado de ánimo, y crearnos un gran nivel de ansiedad cada vez que nos exponemos que tenemos miedo. Para poder superar una timidez que nos atrapa y nos va destruyendo poco a poco, debemos aprender a cómo superar la timidez. No se puede mirar hacia otro lado. No existen los atajos. El único camino es el autodescubrimiento y la terapia psicológica.

Cómo superar la timidez

Antes de nada debemos diferenciar la timidez propia de una personalidad determinada, con aquella que es patológica y limita la vida de quien la padece. Para esta segunda clase es necesario siempre un trabajo terapéutico que nos ayude a ganar seguridad, y a no dejar que las opiniones de los demás nos lleguen a afectar tanto. También la ayuda psicológica nos ayuda a gestionar nuestros miedos, y no sacar conclusiones acerca de los juicios que pueden hacer los demás de nosotros mismos. Aprender a valorarnos y aceptarnos tal y como somos, se convierte en un ejercicio esencial a la hora de saber cómo superar la timidez.

Para superar la timidez lo primero que debemos realizar es un ejercicio de introspección, del cual debemos aprender a identificar que nos da miedo, y hace que nos sintamos inseguros y cautos. Es esencial saber cuáles son nuestros miedos. Al ponerles nombre hacemos que existan, y de ese modo, podremos afrontarlos de un modo más directo y seguros.

Otra de las cosas que debemos hacer a la hora de combatir nuestra timidez, es saber cuál es el origen de esta. Si sabemos que originó que nos sintamos inseguros y con una autoestima realmente baja, sabremos cómo podemos combatirlo. Es un trabajo hercúleo que requiere un gran esfuerzo, pero vale la pena encontrar siempre la raíz de los problemas. En estos casos es de gran ayuda la figura del psicólogo.

Después de realizar estos ejercicios de autoconocimiento que te ayudarán junto al psicólogo a desarrollar las estrategias necesarias para que puedas ir superando la timidez, puedes también seguir una serie de indicaciones que te ayudarán a conseguir aquellos objetivos terapéuticos que te has propuesto. Y estas indicaciones son:

  • Acepta que tu timidez te limita. No debes forzar las cosas, reconoce que eres como eres, y hay cosas que deberás trabajar para mejorar, pero no debes fustigarte por ello. Al final tu voluntad es siempre poder superar esos obstáculos emocionales que tanto te impiden disfrutar plenamente de la vida.
  • Céntrate en todo lo bueno que hay en ti. Es importante que no te centres solo en tus defectos, sino en todo aquello bueno que hay en ti, y que puedes aportar a los demás. Todos tenemos defectos y virtudes. No te creas peor que nadie. Solamente acentúa tus virtudes y mejora aquellos defectillos que puedas mejorar. Nada más.
  • Mejora tu estado de ánimo. Empieza a hacer todo aquello que te gusta y te haga sentir bien. Anímate y busca un tiempo para ti, y para ganar bienestar emocional. Vístete de modo diferente, aprender aquello que estabas dejando postergado en el tiempo, haz deporte, etc. Sentirte animado hará que te sientas con mayor seguridad.
  • No centres en lo que puedan pensar de ti. Al no estar seguro de ti mismo, siempre creerás que los demás no te valoran o no te aprecian, Y en la inmensa mayoría de casos no es así. Siempre hay gente que te valora y te quiere. Céntrate en esas personas, y solamente acepta criticas que sean constructivas. No intentes controlarlo todo, incluso aquello que los demás puedan pensar. Ello solo te generará un gran nivel de estrés que desembocará en una tremenda ansiedad.
  • Aumenta tu autoestima. Haz todo aquello que te ayude a superarte. Sea lo que sea. Que sean pequeños objetivos y metas, y ves paso a paso. Irás ganando en confianza y seguridad en ti mismo. Es importante aprender a valorarte para aprender a cómo superar la timidez.
  • Verbaliza o comunica qué te pasa. Es importante que tú aceptes que te pasa, y a su vez se lo comuniques a las personas que te rodean. Al saber por lo que estás pasando, seguro que te echarán una mano, y tendrás el apoyo que necesitas. No temas mostrarte vulnerable, todos lo somos, o lo hemos estado en algunos momentos de nuestras vidas. Sé sincero con los demás, y sobre todo, contigo mismo.
  • Atrévete a conocer a nuevas personas. Asume ese riesgo, y da el paso de conocer a otras personas. Ello te sacará de tu zona de confort y te ayudará también a ganar confianza. No te aísles ni evites esas situaciones que no pueden controlar y por tanto temes. Déjate llevar y conoce a nuevas personas, y de paso, conócete a ti mismo.

Por último me gustaría remarcar que la timidez suele ser un rasgo de la personalidad de cada uno, y que por tanto se puede mejorar siempre que la persona quiera, pero a menudo no se requiere de intervención psicológica. La timidez que se debe tratar terapéuticamente es aquella que nos paraliza y no nos permite tener una vida normal. Es entonces cuando debemos buscar la ayuda que necesitemos. No podemos dejar que nuestros miedos se adueñen de nosotros. Tenemos que aprender cómo superar la timidez.

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio