Cómo superar una pérdida

No hay dolor más profundo de perder a alguien querido. Cuando esto ocurre nos sentimos abatidos, perdidos y abrumados. Es algo que no sabemos cómo gestionar adecuadamente. Nadie nos prepara para ello. Y ese dolor, si no se procesa de un modo natural, suele generar en diversos trastornos. Por ese motivo, es esencial aprender cómo superar una pérdida.

La pérdida forma parte de la vida. Perdemos trabajos, se rompen relaciones, y personas muy queridas se van para siempre. Las pérdidas forman parte de nosotros y de nuestra existencia. Y desgraciadamente, cuando más años cumplimos, más pérdidas tenemos que asumir. El hecho de asumir y aceptar ese dolor es realmente difícil y complicado.

Nadie está nunca preparado para perder a alguien que quiere. Es realmente horrible, tener que despedirse de esa persona. Es un proceso que requiere de tiempo y de aceptación. Cierto es que todo queremos evitar el dolor, pero eso es algo irreal. El dolor y el sufrimiento está ahí, y tenemos que afrontarlo de la mejor manera posible. Tenemos que aprender como superar una pérdida.

Tenemos que entender que aceptar cualquier cosa, más aún cuando es algo extremadamente doloroso, requiere de un proceso. Para ello tenemos que aceptar lo ocurrido, e intentar sanar las heridas que esa pérdida nos ha provocado. Normalmente con el tiempo, ese dolor va disminuyendo, cuando no es así, debemos buscar ayuda profesional, ya que ello nos llevará a sufrir ciertos trastornos.

¿Qué es el duelo?

El duelo es un proceso psicológico que se produce después de sufrir una gran pérdida. Y se basa en la aceptación progresiva de esa pérdida, y la disminución del dolor que ello nos ha producido. El modo en el cual afrontamos las pérdidas es diferente para cada persona. Se pueden llegar a sufrir los siguientes síntomas emocionales y físicos: ansiedad, miedo, culpa, confusión, negación, depresión, tristeza, shock emocional, etc.

Tenemos que entender que el duelo siempre se produce cuando debemos aceptar una pérdida definitiva, y debemos adaptarnos a la nueva situación. La experiencia emocional de enfrentarnos a una gran pérdida, es lo que denominamos: la elaboración del duelo. En definitiva, el duelo podría considerarse una gran herida, y requiere de tiempo para que pueda curarse.

Un duelo normal suele durar alrededor de un año, aunque dependerá de cada persona. Para superar ese duelo, es esencial pasar por todo el proceso, es decir, superar todas sus fases, y la última se basará en la aceptación de nuestra pérdida. Es importante entonces aprender a cómo superar una pérdida para poder afrontar este proceso adecuadamente.

¿Cuáles son las 5 etapas de duelo?

Para saber cómo superar una pérdida debemos conocer que su proceso consta de 5 fases. Y estas son:

  • La negación: lo primero que hacemos cuando sufrimos una gran pérdida, es negarlo. Fases como: “no puede ser verdad”, o “no es justo”, con muy habituales en esta fase. Tememos que pensar que el impacto de la pérdida no es algo que se pueda asumir de verdad en un primer momento. Y negar esa realidad es también negar el dolor, aunque sea de forma momentánea.
  • El enfado: después de negar lo ocurrido, empezamos a ir aceptando nuestra pérdida. En ese momento comenzamos a enfadarnos. No queremos aceptar esa realidad que tanto nos duele, y ello hace que experimentemos emociones tan negativas como la ira.
  • La negociación: este es un momento muy delicado. En él empezamos a fantasear con la idea de revertir la situación. Es un modo de aplazar el dolor, y el hecho de afrontar la realidad.
  • La depresión: esta fase es el momento previo de aceptar y afrontar nuestra pérdida. Es un momento donde nos permitimos sentir el profundo dolor que supone experimentar una gran pérdida. El tiempo ha pasado, y nos permite aceptar lo que ha ocurrido.
  • La aceptación: en esta última fase es cuando comenzamos a aceptar nuestra pérdida. Es la fase en la cual podemos afrontar nuestro dolor, y gestionarlo adecuadamente. Al aceptar nuestra pérdida, el dolor se irá diluyendo y bajando de intensidad, y gracias a eso podemos estar anímica y emocionalmente preparados para afrontar todas esas emociones todo ese dolor.

Cuando no asumimos nuestra pérdida

El duelo patológico aparece cuando la persona no es capaz de ir asumiendo su pérdida, sumergiéndola en un profundo dolor. Es decir, aunque haya pasado un tiempo desde que sufrió su pérdida, la persona sigue padeciendo los mismos síntomas, y con la misma intensidad.

Es frecuente que una pérdida no asumida de paso a trastornos emocionales, como puede ser los cuadros depresivos, o de ansiedad. Por ese motivo debemos siempre procurar tener un duelo normalizado, y si se necesita ayuda psicológica, debemos tener la responsabilidad de pedirla. Debemos aprender a afrontar las pérdidas, y entender que todo ello tiene un proceso.

Otro tema importante es el duelo en los niños. A su edad es difícil comprender y asumir las pérdidas, por lo tanto, no debemos negarles ni intentar reducir la importancia de su pérdida, así no podemos ayudarles. Debemos estar siempre a su lado durante todo el proceso, ayudándoles a afrontar su dolor. Esto les ayudará a obtener ciertas herramientas emocionales que les servirán en un futuro.

Al final, cada uno asume su dolor y su pérdida a su manera. Lo importante es que cada uno lleguemos a aceptar nuestras pérdidas. Eso siempre requiere tiempo. El tiempo mitiga el dolor, y no hace asumir las malas experiencias. Pero si el dolor continúa siempre con la misma intensidad, pase el tiempo que pase, y la persona es incapaz de asumir su pérdida, se deberá buscar ayuda psicológica.

Las consecuencias de no asumir las pérdidas

Cuando sufrimos una gran pérdida, solemos experimentar emociones tan negativas como la tristeza o la ira. Son emociones que debemos dejar, que nos digan aquello que necesitamos. No podemos reprimir ese dolor. Tenemos que verbalizarlo y dejar que se expresen. Es un proceso normal y necesario para aprender a cómo superar una pérdida.

Es bastante común que durante el proceso de aceptación de nuestra pérdida, suframos episodios de depresión y de ansiedad. El dolor es tan profundo que nos puede angustiar la extremo, y hacer que nuestro estado de ánimo se vea seriamente dañado. Pero forma parte de nuestro duelo, y tenemos que sobrellevarlo de la mejor manera. En los casos que veamos que el dolor es muy intenso, y no se reduce, sería conveniente buscar ayuda psicológica.

El proceso de duelo es necesario para lograr aceptar nuestras pérdidas. No podemos intentar evitar ese dolor y ese sufrimiento. Todas esas emociones negativas son necesarias para poder afrontar esa pérdida, y que podamos reconstruirnos, y volver a nuestras vidas. No debemos dejar que el dolor se adueñe de nosotros. Debemos afrontarlo y superarlo.

Cómo superar una gran pérdida

Para poder tener un duelo normal y sano, y aprender a cómo superar una pérdida, puedes seguir las siguientes recomendaciones.

  • Deja que tu dolor se exprese. No intentes esconderlo o evitarlo. Una gran pérdida siempre duele. Escucha a todo lo que sientes, a tu dolor, a tu tristeza, y a tu sufrimiento. Permite que tus emociones te digan aquello que debes afrontar y superar.
  • No te aísles. Busca la compañía de tus seres queridos. Relaciónate, y no dejes que la soledad aumente tu dolor.
  • Busca apoyo en tus seres queridos. Comunícate con aquellas personas más cercanas. Y diles por todo lo que estás sufriendo. Es importante que tengas el apoyo de quien te conoce, ya que sabrá cómo puede ayudarte.
  • Confía en el tiempo. No te desesperes. Deja pasar el tiempo, y el dolor irá disminuyendo. Podrás gestionar tu pérdida de un modo adecuado.
  • Actívate. Haz actividades que te permitan sentirte bien y centrado en algo positivo como puede ser el deporte, o tocar algún instrumento, o quizás ir a clases de baile. No importa el qué, pero haz aquello que te permita tener la mente despejada.
  • Busca ayuda profesional. Si compruebas que pasado un tiempo, tu dolor no disminuye, o crees que necesitas ayuda psicológica, búscala. La terapia te dará todas las herramientas que necesitas para afrontar tu pérdida. ¡Adelante!

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio