Depresión

Podríamos definir la depresión como un estado de ánimo bajo y permanente. Las personas que lo sufren entran en una vorágine de tristeza y desesperación, de la que no pueden escapar. Algunas de ellas afirman que se sienten como en un profundo pozo, negro y oscuro, del que no logran ver la luz.

Su sintomatología es realmente dura y paralizante. Algunos de los síntomas más comunes son: la falta de energías o cansancio extremo, apatía, tristeza, dolor muscular, desesperanza, llanto continuo, problemas para concentrarse, etc.

Es una de la enfermedades mentales más comunes, afectando más a mujeres que hombres. Pero de todas formas, es una gran desconocida por la mayor parte de la población. Es una enfermedad totalmente incapacitante, y paralizante.

La depresión no se cura por si misma. Quizás la persona pueda experimentar ciertos momentos de mejora, pero si no se trata psicológicamente, siempre volverá esa tristeza profunda. También decir que la depresión no tiene cura farmacológica. No existen pastillas mágicas para ello. En algunos casos graves la medicación puede mejorar algo el estado de ánimo, pero no trata a la propia depresión. La terapia es la herramienta terapéutica más efectiva.

Tenemos que entender que esta enfermedad mental nos paraliza, y nos sumerge en un estado totalmente oscuro y triste. Debemos informarnos de cómo nos ataca, y buscar toda la ayuda posible para poder tratarla. Nadie merece vivir en ese oscuro abismo emocional. Si padeces depresión no dudes en afrontarla. No mires para otro lado, y supérala lo antes posible.

Scroll al inicio