Mi pareja no acepta a mi familia

Cuando iniciamos una relación sentimental con otra persona, queremos compartir todo con ella. Es una persona tan importante para nosotros que queremos que conozca a nuestra familia, y con el tiempo que forme también parte de ella. Eso es lo ideal, y lo que todos desearíamos, pero a veces la realidad es contraria a nuestros deseos, y percibimos que nuestra pareja no encaja con nuestra familia. Y es entonces cuando nos podemos llegar a preguntar: ¿Qué hacer si mi pareja no acepta a mi familia?

Para todos es importante que nuestra pareja y nuestra familia estén ahí, y nos gustaría que nuestra pareja pudiera tener una buena relación con nuestra familia. Es algo muy importante para todos. Pero por diferentes causas, a veces eso no ocurre, y podemos vernos en medio de dos bandos irreconciliables en esta relación distante, e incuso pudiendo ser conflictiva entre nuestra pareja y nuestra familia. Eso nos hace daño, y nos puede generar un gran sufrimiento.

Cuando nuestra pareja y nuestra familia no conectan e incluso hay una mala relación, eso nos afecta, ya que comprobamos que las personas que más queremos y nos importan son incapaces de mantener una relación normal y sana. Eso nos puede generar una serie de consecuencias psicológicas y emocionales que son muy difícil de afrontar.  Es siempre una situación incómoda y difícil de gestionar.

Si te preguntas: ¿qué hacer si mi pareja no acepta a mi familia? Es porque estás sufriendo la falta de entendimiento de aquellas personas que conforman tu círculo más cercano. Ello siempre genera un gran sufrimiento, y tiene siempre una solución difícil debido a que es algo que no podemos controlar. Y es por ese motivo que se hace terriblemente difícil gestionar que nuestra pareja no acepte a nuestra familia.

Por qué mi pareja no acepta a mi familia

Que nuestra pareja no logre aceptar a nuestra familia puede tener diversas causas. El hecho es que podemos elegir quien es nuestra pareja, pero nunca podemos a nuestra familia, al menos la biológica. Que tu pareja conecte con tu familia escapa por entero de tu control. Es algo que tú no puedes intervenir, ni cambiar nada. Lo mismo puede ocurrir contigo y la familia de tu pareja. Al final es un hecho incontrolable que cuando ocurre debemos saber cómo podemos actuar por el bien de la salud de la pareja y tu relación con tu propia familia.

Quizás para muchas personas el hecho de que su pareja acepte a su familia es algo fundamental y esencial, pero para otras es algo que pueden lidiar y separar. Como es algo que no podemos controlar, y si forzamos las cosas podemos empeorar la situación, debemos saber al menos las causas de ese rechazo de nuestra familia pro parte de nuestra pareja, para de ese modo saber cómo podemos afrontarlo.

Y entre las principales causas de que nuestra pareja sea incapaz de aceptar a nuestra familia están:

  • Que a tu familia no le guste tu pareja. Quizás tu pareja haya sentido algo de rechazo por parte de tu familia, o así lo ha percibido, y eso le ha empujado a no aceptar a tu núcleo familiar. Si alguien se siente rechazado, no podrá nunca sentirse parte de esa persona o grupo de personas. Así que esta puede ser una de las razones que expliquen por qué tu pareja no es capaz de aceptar a tu familia.
  • No consiguen conectar. Si las personas que conforman tu familia no tienen nada en común con tu pareja, difícilmente se podrán establecer unos lazos de cariño y cercanía entre ellos. Es realmente complicado unir a personas que no tienen nada que ver, y forzar la situación solo puede empeorar las cosas. Si las costumbres, la personalidad o los valores no son los mismos, no se puede establecer una relación cordial y cercana.
  • Que tu familia pueda involucrarse demasiado. Hay veces que la familia política puede entrometerse en exceso en una relación de pareja, creando un rechazo. Puede ser que tu pareja, no soporte que tu familia sea protectora o se involucre en vuestra relación, y acabe por no aceptar esas conductas que pueden considerarse tóxicas.

Secuelas psicológicas 

¿Qué hacer si mi pareja no acepta a mi familia? Es una pregunta que esconde un gran dolor y sufrimiento. Ver cómo nuestra pareja no llega a conectar con nuestra familia, e incluso puede haber un rechazo total a mantener una relación cordial por ti. Estar en medio de esos conflictos puede hacer que nuestros niveles de ansiedad se eleven, llegando a experimentar la sintomatología de este trastorno. Soportar esa tensión entre nuestra pareja y nuestra familia nos generará un gran estrés, que con el tiempo dará paso a la temida ansiedad.

Verse entre la espada y la pared es siempre complicado, y aparte de dañarnos, afectará también a nuestro estado de ánimo. La depresión puede aparecer si comprobamos que las personas que más queremos son incapaces de aceptarse y de tener una mínima relación. Ese dolor y ese sufrimiento nos afectará sumergiéndonos en una profunda tristeza. También podemos llegar a experimentar emociones tan dañinas como puede ser el miedo, el rencor, o la desesperación. Por todo ello debemos saber cómo actuar para poder afrontar el hecho de que nuestra pareja no acepte a nuestra familia de un modo constructivo.

Qué hacer si mi pareja no acepta a mi familia

Realmente que tu pareja no acepte a tu familia, te pone en una situación muy difícil y delicada. Hay que actuar de un modo constructivo y pausado para intentar que pueda haber una relación mínimamente cercana y cordial. Todo lo que sea forzar la relación entre ellos puede pasarte una factura difícil de gestionar. Es importante mantener la calma y saber qué debes hacer. Entre las recomendaciones que debes seguir para que tu pareja logre aceptar a tu familia están:

  • Expresa que sientes. Es importante que tu pareja comprenda cómo te sientes, y el daño que te produce que no haya una relación cordial con tu familia. También podrías hablar con tu familia y explicarles cómo te sientes, y como te gustaría que hubiera esa relación mínima entre ellos y tu pareja. Una vez que ambas partes entiendan el daño que te produce esa nula o mala relación entre ellos, puede hacer que cambien su postura, facilitando un posible acercamiento.
  • No fuerces nada. Es esencial que entre tu pareja y tu familia haya un acercamiento natural, y no forzar las cosas. Si intentas obligar a ambas partes a entenderse, puede crear el efecto contrario, y podría haber un alejamiento más severo. Lo que si podrías hacer es intentar buscar los puntos comunes entre tu pareja y tu familia, y utilizarlos para que haya un acercamiento entre ellos, como puede ser alguna actividad que les guste hacer, o un sitio donde quieran ir. Sería una buena oportunidad para ese deseado acercamiento entre ellos.
  • Sé paciente. A veces se necesita algo de tiempo para que nuestra pareja y nuestra familia logren acercar sus posturas, y haya una relación cordial. Así que, como te he dicho en el apartado anterior, lo mejor es dejar que todo fluya, y esperar a que haya un entendimiento entre ellos y pueda haber al menos una relación mínima.
  • Respeta el espacio de cada uno. Mientras que no se produzca un acercamiento de forma natural, debes respetar la postura de cada uno, y aprende a separar a tu familia con tu pareja. Es decir, cuando te estés con tu familia no estés con tu pareja y viceversa. De ese modo le darás a cada persona su importancia y su lugar. 
  • Busca ayuda profesional. Si el hecho de que tu pareja no acepte a tu familia te está dañando, y te está afectando más de lo que pensabas, busca ayuda psicológica. La terapia te dará las herramientas que necesitas para afrontar esta adversidad, y saber cómo debes actuar. Confía en la terapia. 

Debes ser consciente que quizás no consigas nunca que tu pareja logre aceptar a tu familia. En estos casos lo mejor es separar la relación que tienes con tu pareja con la relación que tengas con tu familia. A veces es mejor que haya un alejamiento cordial que no un acercamiento conflictivo. Si tu pareja y tu familia no conectan, lo mejor es darle a cada uno su espacio, y no mezclar las relaciones que tengas con cada persona. Así podrás evitar conflictos y peleas innecesarias. Hay que aprender que a veces las cosas no son como queremos ni esperamos, y tenemos que aceptar la realidad. Al final se trata de ser felices, y dar la libertad a quien queremos. Entre los pilares que conforman una relación están el respeto, el cariño, o la libertad. Deja que tu pareja no tenga que asumir una relación que no desea con tu familia. Si no quiere, debes respetarla y aceptarlo. De lo contrario, quizás debas tomar otras decisiones como es el hecho de seguir o no con esa relación. Al final todo estará en tus manos. ¡Adelante!

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio