Cómo dejar de ser un dependiente emocional

Cuando nos convertimos en personas que dependemos de los demás para sentirnos plenos, y felices, quedamos atrapados en la necesidad. Eso supone quedar atados a otra persona, de la cual dependemos para sentirnos bien. En ese momento dejamos de ser nosotros mismos, para convertirnos en la sombra de los demás. Ello nos generará sufrimiento y dolor. En este artículo encontrarás algunos consejos para aprender a cómo dejar de ser un dependiente emocional.

Vivir con miedo a la soledad, y con la frustración permanente de no obtener la atención de los demás, nos puede llevar por un camino lleno de angustia, estrés y dolor. Es realmente doloroso no poder gestionar el hecho de que somos personas únicas, capaces de ser felices por nosotros mismos, sin necesidad de quedar atrapado al lado de alguien.

Los dependientes emocionales son personas que sufren enormemente. Su autoestima suele ser baja. Su estado de ánimo nunca es elevado, por lo que sufren diversos episodios de depresión. Y estar siempre pendientes de recibir la atención que necesitan de los demás, hace que su ansiedad se eleve irremediablemente. La dependencia emocional tiene problemas asociados realmente graves. Además de ser las víctimas ideales de los manipuladores emocionales. Siempre existen personas capaces de aprovecharse de ese tipo de debilidades. Por ese motivo, debemos aprender a cómo dejar de ser un dependiente emocional.

Las relaciones de los dependientes emocionales se basan en la necesidad. Es decir, esta clase de personas necesitan a los demás. Necesitan sus atenciones, y sentirse aceptados y queridos. Ello les llevará a entablar relaciones totalmente tóxicas y de poder, donde una de las partes que conforman una relación, siente la necesidad de ser atendida, y hará lo que sea para obtener esa atención, y la otra parte que debe llevar la voz dominante. Las personas dependientes, debido a sus características y a sus carencias emocionales, suelen ser las víctimas perfectas para aquellas personas que buscan aprovecharse de ellas. Es muy importante aprender a cómo dejar de ser un dependiente emocional.

Características de un dependiente emocional 

Entre las características más comunes de los dependientes emocionales, encontramos:

  • Baja autoestima. Las personas con una baja autoestima suelen tener una concepción de si mismas, muy negativa. Es por ello que necesitan de los demás para sentirse valoradas, aunque para ello tengan que someterse a las voluntades de las personas que quiere.
  • Miedo a la soledad. El miedo a quedarse solos, y a no tener a nadie a su lado, les aterra. No soportan tener alguien que le dé la atención que tanto necesita. Ello les empuja a relaciones tóxicas basadas en la necesidad.
  • Necesidad de estar al lado de su pareja. Esta clase de personalidades, necesitan estar siempre al lado de las personas queridas. Necesitan de su atención, y no soportan los momentos en los que deben alejarse de esa persona.
  • Su estado de ánimo dependerá de otras personas. El estado anímico dependerá del ánimo de su pareja. Si esta es positiva, el estado de ánimo de la persona dependiente subirá, pero si es negativa, todo lo contrario, su estado anímico bajará drásticamente.
  • Se anulan. Dejan de ser ellos mismos para poder atender a su pareja y contentarla lo más posible, de ese modo pueden acceder a la atención que tanto necesitan.
  • Su prioridad es su relación. Son capaces dejar a un lado todo, con tal de estar con su pareja. Pueden abandonar trabajos y obligaciones, con tal de poder atender a la persona amada.
  • Desean ser el centro de atención de su pareja. Necesitan que su pareja esté con ella exclusivamente. Quiere recibir toda la atención posible, y de ese modo, sentirse bien.

Si reconoces estas características en ti, deberías plantearte un cambio para poder encontrarte de nuevo a ti mismo, y a sentirte en plenitud, en soledad. Para guiarte en ese proceso, puedes seguir los siguientes consejos para saber cómo dejar de ser un dependiente emocional, espero que te sean de utilidad.

Consejos para superar la dependencia emocional

  • Asume que tienes un problema. Para superar cualquier cosa, es esencial que aprendamos a identificar qué nos ocurre. Al verbalizar nuestros problemas, podremos saber qué nos ocurre, y qué tipo de ayuda tenemos que buscar. Este es el primer paso para superar cualquier tipo de problemática personal.
  • Aprende a valorar tu soledad. Comienza a hacer actividades que te gusten, y que quizás hayas abandonado por estar con tu pareja. Haz de nuevo todo aquello que te haga sentirte bien, y te permita tener la mente despejada, como por ejemplo: hacer deporte, caminar, o aprender a pintar. Tienes que aprender que puedes hacer las cosas por ti mismo, y sentirte bien, sin la necesidad de estar con nadie.
  • Acéptate. Tienes miles de virtudes y algún que otro defecto. Aprende a valorar todo lo bueno que hay en ti, en quien eres. Y todo lo que puedas mejorar hazlo. Aprende de nuevo a quererte de nuevo. Mejora tu autoestima.
  • Sé una persona asertiva. No tienes que estar siempre atendiendo a los demás. Tiene la obligación y el derecho a mirar más por ti. Aprende a decir que no. Hay cosas que no quieres o no puedes hacer. Si alguien intenta hacerte sentir culpable, aléjate de ella, solo intenta aprovecharse de ti.
  • Cambia tu modo de pensar y actuar. Si eres una persona dependiente, tendrás que cambiar. Debes ampliar tus horizontes, y poder asumir que eres una persona autónoma. Las dependencias las creas tú y tus miedos. Hay que volver a los orígenes, y empezar a hacer cosas por ti y para ti mismo. Tienes que volver a sentir que no necesitas a nadie para sentirte bien.
  • Deja a un lado las autoexigencias. No te exijas más de lo que puedes abarcar. No tienes por qué hacer cosas que no puedes o no quieres hacer, solamente por contentar a los demás. Piensa en ti, y en tus necesidades. No te olvides de ti misma.
  • Aprende a amar. Amar no es necesitar, amar es compartir el camino. Es decir, el amor es la unión de dos personas independientes y autónomas, que asumen el compromiso de andar juntos en el camino de la vida. Nadie debe someter a nadie, ni tampoco necesitar. Debes volver a amar de forma sana y constructiva, ya que no existe otra forma de amar.
  • Vuelve a relacionarte. Llama a esas amistades que dejaste a un lado para estar con tu pareja. Vuelve a quedar con ellas. Disfruta de su compañía, e incluso permítete conocer a nuevas personas. No te aísles, ni estés en exclusiva con tu pareja. Al final, todo ello acabará pasando factura a la propia salud de la pareja. Ten tu tiempo y tu espacio para relacionarte con más personas.
  • Busca ayuda profesional. Dejar de actuar y pensar de cierta manera tóxica es muy complicado, y el proceso suele ser duro. Por ese motivo, necesitarás de ayuda profesional para tener las herramientas que te permitan dejar de ser una persona dependiente. La terapia te ayudará a saber cómo dejar de ser un dependiente emocional.

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio