Qué es la manipulación emocional invisible

Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos topado con personas, cuyo carácter o la forma de comportarse con nosotros nos chocan. Su conducta es extraña y no podemos ubicar su forma de ser. Pero lo cierto es que nos hace sentirnos mal, y nos saltan todas las alarmas. Cuando esto ocurre es posible que estemos ante alguien que se quiere aprovechar de nosotros, y eso forma parte de la definición de qué es la manipulación emocional invisible.

Podríamos definir la manipulación emocional invisible, como esas primeras etapas en las que el manipulador intenta ganarse la confianza de su víctima, y que esta baje la guardia para de ese modo poder ejercer su manipulación, y conseguir todo aquello que desea. En u primer momento, el manipulador intentará por todos los medios entrar en la vida de sus víctimas, y para ello se comportará de un modo cortés y amigable. Pero como es una conducta artificial para él, la víctima verá su comportamiento extraño y poco natural. Son las primeras señales que indican que algo no va bien con esa persona que acabamos de conocer.

Tenemos que pensar que si los manipuladores emocionales se mostraran tal y como son realmente, sus víctimas huirías despavoridas. Por ese motivo, tejen su red de manera lenta, para que la víctima caiga en su trampa sin que se dé cuenta de lo sucedido. Es lo mismo que ocurre en la metáfora de la rana hervida. Es decir, piensa en una rana que echas en una olla con agua hirviendo. La rana, al notar ese aguar ardiendo, saltará e intentará huir. Pero si a esa misma rana, la introduces en una olla con agua fría, y vas aumentando su temperatura hasta hervir, la rana no se dará cuenta de lo que sucede hasta que sea demasiado tarde. Lo mismo ocurre con la manipulación emocional, debe ser muy sutil al principio para que la víctima no se pueda dar cuenta de lo que ocurre, y solo logrará identificar lo sucedido cuando el daño sea ya demasiado grande.

Si sabemos qué es la manipulación emocional invisible, sabremos cómo actuar para no caer en las redes de este tipo de manipuladores. Como su comportamiento es forzado y no es natural, posiblemente te des cuenta de que algo ocurre, aunque no sepas identificar el qué. Por ese motivo es imprescindible que aprendamos a hacer caso a esas señales, y de ese modo poder estar en alerta.

Cómo se produce la manipulación emocional invisible

Los manipuladores emocionales son personas con muchas carencias personales y afectivas. Son personas sumamente egoístas, que solo buscan satisfacer sus deseos o cubrir dichas carencias a costa de los demás. Por ese motivo por el cual buscan siempre víctimas a las que manipular para conseguir aquello que desean. Y como son incapaces de ponerse en la piel de los demás, pueden provocar mucho dolor y sufrimiento en sus víctimas sin llegar a sentir ni culpa ni remordimientos. Por ese motivo es necesario saber qué es la manipulación emocional invisible, para así no caer en las garras de este tipo de manipulador.

Lo primero que harán los manipuladores emocionales es elegir bien a sus víctimas. Ellos prefieren a personas bondadosas y empáticas, porque de ese modo pueden acceder mejor a ellas, y manipularlas de un modo más efectivo. También suelen buscar algún tipo de carencia o debilidad en sus víctimas, como puede ser una baja autoestima, o que hayan sufrido algún hecho traumático que les haya podido marcar profundamente. Utilizarán todo eso para poder ganarse la confianza de sus víctimas y someterlas. Son hábiles en encontrar tu punto débil y utilizarlo a su favor.

Una vez seleccionada su víctima, comenzará la fase de captación. En este momento, el manipulador emocional busca ganarse la confianza de su víctima, y para ello se mostrará amable y comprensivo. Dirá y hará todo lo que sea para que sus víctimas se sientan cómodas y confiadas. Una vez que han penetrado en las vidas de sus víctimas, comenzarán sutilmente a ejercer su manipulación, y todo cambiará.

Cuando obtiene la confianza plena de su víctima, el manipulador emocional comenzará a ejercer su manipulación, y de ese modo lograr someter a su voluntad a la otra persona. Lo primero que hará es intentar aislar a su víctima. Una víctima sin apoyos familiares ni sociales es más fácilmente manipulable. Fomentará que las víctimas se discutan con sus amigos y familiares, y de ese modo logrará que se quede lo más sola posible. Posteriormente, el manipulador empezará a realizar pequeñas quejas u opiniones para que su víctima comience a cuestionarse su valía, y la valía de todo lo que hace. Eso afectará a la autoestima de las víctimas, y el manipulador lo aprovechará para aumentar el grado de sus quejas, pudiendo incluso cuestionar todo lo que hace la otra persona. Todo ello tiene como objetivo culpabilizar y someter a su víctima, y poder manejarla a su antojo.

En el momento en el cual los manipuladores emocionales terminar por someter a sus víctimas, se muestran tal y como son. Ya no necesitan disimular, ni esconder realmente como son. Y en esos momentos, sus quejas, sus chantajes, y sus manipulaciones ganan en intensidad, pudiéndose ponerse verdaderamente agresivos si no consiguen de sus víctimas aquello que desean. El daño que producen en sus víctimas es muy grave, y las heridas emocionales pueden ser muy profundas. Por ese motivo es esencial saber qué es la manipulación emocional invisible, ya que nos ayudará a no llegar a caer en las manos de estos manipuladores despiadados.

Las heridas emocionales

La manipulación constante tiene unas claras consecuencias emocionales y psicológicas en las víctimas. Sufrir las quejas, el chantaje e incluso los abusos verbales causa irremediablemente una serie de trastornos como puede ser la ansiedad o la depresión. Estar pendientes de las exigencias de una persona nos hace estar en alerta, y ello nos producirá un gran estrés, que prolongado en el tiempo hará que la ansiedad haga su aparición. También cabe decir que, cuando una persona está siendo atacada y manipulada de forma continua, ello repercutirá en su estado de ánimo. La depresión es una causa muy común de sufrir una manipulación emocional. 

Verse cuestionado a todas horas, y de todo lo que hacemos, incluso de lo que somos, puede hacer que nuestra percepción de nosotros mismos se vea alterada, cuestionándonos nuestra valía. Los manipuladores emocionales suelen destruir por completo la autoestima de sus víctimas. Al alertar su percepción de ellos mismos, los manipuladores consiguen someter mejor a sus víctimas. El daño que hace es terrible, y con una autoestima dañada, las personas que lo sufren no pueden desarrollarse positivamente, ni laboral, ni social, ni sentimentalmente. La baja autoestima nos afectará en todos los ámbitos de nuestra vida.

Las heridas emocionales que producen los manipuladores emocionales en sus víctimas son realmente profundas. Una víctima de una manipulación emocional invisible puede experimentar emociones tan dañinas como el rencor, la ira, o la tristeza. No saber cómo gestionar todo ese dolor y sufrimiento puede hacer que las víctimas se vean sumergidas en un profundo abismo, del cual necesitarán toda la ayuda que sea posible para salir de él.

Cómo evitar la manipulación emocional

Todos podemos llegar a convertirnos en víctimas de un manipulador emocional. Saber qué es la manipulación emocional invisible nos ayudará a repeler a este tipo de personas, ya podremos identificar qué ocurre. Normalmente, esto no ocurre y las víctimas suelen darse cuenta de lo sucedido cuando el daño emocional es enorme. Un daño que deberá ser reparado con una intervención psicológica.

Es importante que aprendamos a hacer caso a esas señales que nos indican que quizás las intenciones de otra persona no sean buenas. Si conoces a alguien con un comportamiento que te choca, y no acabas de poder confiar plenamente en ella, escucha esa voz interior. Los manipuladores emocionales suelen comportarse en un primer momento amigable y afables, y como no son así, podemos detectar que su comportamiento o su conducta no es natural. Ese es un buen indicador para no fiarnos de esa persona, y para estar en alerta.

Si logras detectar que te están manipulando, toma la firme decisión de alejarte de esa persona. Quien te quiera de verdad no te manipulará, así que si alguien te manipula no dudes en alejarte lo más posible de esa persona. Pide ayuda, y rodéate de tus seres queridos. La ayuda psicológica es esencial para que puedas tratar las heridas emocionales que te ha provocado ser víctima de una manipulación constante. Así que, libérate de esa clase de personas. Rodéate de las personas que suman y que te quieren tal y como eres. ¡Adelante!

 

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio