La rabia en la depresión no resuelta

Todos sabemos que la depresión es una enfermedad totalmente paralizante y grave. Nos daña, y nos convierte en la sombra de aquello que algún día fuimos. Es capaz de robarnos nuestras energías y nuestras esperanzas, sumergiéndonos en un profundo abismo del que somos incapaces de salir. Cuando no hemos sido capaces de superar ese estado de ánimo, es muy normal sentir la rabia en la depresión no resuelta.

Al sentir que la depresión nos vence, y no somos capaces de superar ese estado de ánimo tan bajo, la angustia, la ira o la rabia se presentan como emociones respuesta de todo aquello que sentimos en esos momentos. Es normal sentirnos violentos y sobrepasados por nuestro estado y cómo lo percibimos todo por culpa de la depresión.

La rabia en la depresión no resuelta es más común de lo que podemos llegar a pesar. Al no poder gestionar toda esa oscuridad que se ha instalado en nuestro interior, nos frustramos, y nos sentimos totalmente desbordados por todas esas emociones negativas, y por ese motivo, comenzamos a sentir ira, rabia y un enfado perpetuo por no poder salir del estado en el cual nos encontramos. Puede ser que comencemos a hacer cosas tan dañinas como culpabilizarse o culpabilizar a otros por encontrarnos deprimidos, y de ser incapaces de superarlo, y la rabia se apodera entonces de nosotros.

Como pasa con cualquier trastorno, cuando la depresión no se trata psicológicamente, y miramos para otro lado, esta siempre vuelve, y se hace presentes en nuestras vidas. Siempre aparece hasta que nos decidamos a tratarla adecuadamente buscando ayuda profesional, o dejamos que nos acompañe para siempre. Al final todo pasa por una decisión personal, y es por ese motivo que sentimos rabia cuando dejamos que la depresión nos atrape y se haga fuerte en nuestro interior porque nosotros mismos la dejamos. La rabia en la depresión no resuelta es debido a nuestra incapacidad para tomar decisiones, y en este caso, tomar la decisión de superar nuestra propia depresión.

Cuando la rabia y la tristeza nos dominan

Estar permanentemente sumergidos en una profunda tristeza nos cambia, y nos hace percibir el mundo que nos rodea como algo peligroso y negativo. La depresión nos aleja de todo aquello que somos, lo que nos gusta y de quien queremos. Nos hace prisioneros de sus síntomas, profundos y dañinos. Cuando permitimos que eso ocurra nos sentimos enfadados y llenos de ira. Todo ello por no ser capaces de tomar la decisión de superar por todos los medios la propia depresión.

La rabia en la depresión no resuelta nos lleva a un estado de desesperanza continua, todo ello debido a enfrentarnos una y otra vez a esta enfermedad y no poder superarla. Es importante no dejarnos llevar por las emociones, y comenzar a tratar la depresión con la importancia y las herramientas que merece. Por ese motivo es esencial que aprendamos a buscar ayuda siempre que lo necesitemos, y para la depresión lo vamos a necesitar.

Todas las depresiones pueden tratarse, así que no hay excusas para ponernos a ello. Cuando sufrimos una problemática, siempre debemos buscar su solución. No podemos mirar hacia otro lado, ni intentar esconder todo el daño que nos hace. Es importante que sepamos darle solución, y buscar toda la ayuda que necesitemos en cada momento. La depresión se puede superar, y con ello mejorar nuestro estado de ánimo, pudiendo dejar a un lado a emociones tan negativas como la rabia o la ira.

Tener recaídas suele generar mucha rabia, porque volvemos a caer en ese profundo y oscuro pozo que representa la depresión. Pero al menos es una rabia sostenible porque estamos en el camino de la superación de la propia depresión. Pero cuando la depresión aparece una y otra vez porque somos incapaces de buscarle remedio a la situación, se convierte en una situación que puede generarnos mucha rabia, sobre todo contra nosotros mismos, por no tomar las medidas que son necesarias para recuperarnos de ese estado de ánimo tan bajo.

La rabia en la depresión resuelta se convierte en una señal inequívoca de que necesitamos hacer cambios en nuestras vidas, y tomar las decisiones que debemos tomar. Sentir ira o rabia es la señal de que tenemos que cambiar y buscar soluciones. Son indicadores de un deseo de superar la depresión, y debemos escucharlas. Debemos buscar toda la ayuda que sea posible para iniciar dichos cambios, y seguir con nuestras vidas.

Cómo tratar la rabia en la depresión no resuelta

La rabia en la depresión no resuelta como las demás emociones negativas, se tratan tratando al problema raíz, es decir, a la propia depresión. Venciendo la depresión podremos dejar a un lado la rabia, la ira, o cualquier otra emoción que nos haga daño, y no nos permita avanzar. La herramienta más efectiva que podemos encontrar en estos casos es la terapia. Gracias a la terapia psicológica podemos tener las herramientas que necesitamos para superar la depresión. Así que, si sufrimos esta psicopatología, debemos buscar ayuda profesional.

En la lucha contra la depresión, podemos seguir ciertos consejos para mejorar nuestro estado de ánimo, y de ese modo, junto a la terapia, poder realizar todos los cambios que necesitamos. Y entre dichos consejos podemos encontrar:

  • Sé una persona activa. Aunque la depresión te roba las energías, y te encuentres cansado y apático, debes procurar hacer actividades que te permitan sentirte activo, y sobre todo, que te ayuden a despejar tu mente, como por ejemplo: hacer deporte, caminar, o pintar.
  • Relaciónate. No te quedes solo en casa, ni te aísles. Vuelve a quedar con las personas que quieres y te quieren. Incluso puedes animarte a conocer a personas nuevas. Hará que te sientas vivo de nuevo.
  • Procura tener horarios. Ten un horario marcado para todo. Para dormir, para trabajar, para descansar, para ti, etc. Tener un día a día ordenado te ayudará a estar activo, y te facilitará estar más relajado.
  • Haz aquello que te gustaba hacer antes. La depresión nos lleva a la apatía. Nos lleva a dejar a un lado todo aquello que antes nos apasionaba, como puede ser alguna afición. Vuelve a retomar lo que te hacía sentirte bien, como puede ser tocar algún  instrumento, o hacer alguna actividad en concreto. Haz todo aquello que te guste y te permita alejarte de la apatía.
  • Déjate ayudar. Busca ayuda profesional, pero también apóyate en tus seres queridos. Haz saber cómo te encuentras y cómo los demás pueden ayudarte. Es esencial sentirse arropado y comprendido en la lucha contra la depresión.

Poder superar la depresión está en tu mano. Toda esa tristeza que sientes te está diciendo que algo debes cambiar en tu vida para alejar esos nubarrones. Apuesta por una vida constructiva, donde la esperanza y la energía sean su motor. Decídete a buscar ayuda, y vence de una vez por todas a tu depresión. ¡Adelante!

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio