Qué es la fobia social

Podríamos definir la fobia social como un tipo de trastorno de ansiedad, caracterizado por sentir un miedo extremo a situaciones donde hay una exposición social. Es decir, la persona que padece este tipo de fobia, tendrá un temor patológico a situaciones donde tenga que exponerse públicamente, como por ejemplo: hablar en público. Interactuar con personas desconocidas, o iniciar un nuevo trabajo. Es importante conocer bien cómo superar la fobia social para no paralizarnos ante situaciones de ese tipo.

La fobia social se nutre del miedo que tenemos todos a ser juzgados por los demás, pero normalmente sabemos cómo gestionar ese miedo. Las personas que padecen este tipo de fobia, son incapaces de controlar ese miedo y racionalizarlo. De ese modo, la fobia social es capaz de crear un gran nivel de ansiedad, angustia y extrema timidez cuando la persona que la padece se ve inmersa en una situación de exposición social.

Es un miedo totalmente paralizante, que sumerge a la persona que lo padece en una vorágine de estrés y ansiedad, que es capaz de limitarle por completo. Qué decir tiene, que la fobia social es un miedo que nace de una autoestima baja o muy pobre. La persona con ese tipo de concepción negativa sobre si mismo, siempre temerá que los demás le juzguen, y se sienta atacado por esas opiniones adversas. Pero lo cierto es que es un miedo irreal que solamente está en la cabeza de quien padece ese tipo de fobia, y que limitará sus relaciones y su desarrollo social,

Las personas que padecen este tipo de fobia, siempre evitarán las situaciones sociales con tal de evitar la ansiedad y la angustia que le supondría, enfrentarse a aquello que tanto teme. Por ese motivo, evitará toda exposición pública que pueda suponer un juicio o la generación de opiniones de los demás. Pero esa evitación solamente hace que el miedo se extienda, y la persona que lo padece no pueda controlar sus emociones, limitándole en todos los aspectos de su vida. Por ello, es importante aprender cómo superar la fobia social.

Sus Síntomas

Entre los síntomas emocionales o psicológicos principales o más comunes de la fobia social, encontramos:

  • Miedo a las situaciones donde podrían ser juzgados.
  • Angustia por llegar a sentirse humillado o avergonzado por los demás.
  • Miedo a hablar en público o con personas desconocidas.
  • Miedo a mostrarse ansioso o temeroso.
  • Temor a padecer los síntomas físicos propios de la fobia social en público, como puede ser la palidez, los temblores, o la incapacidad de hablar correctamente.
  • Evitar las actividades donde puedan exponerse en público.
  • Evitar situaciones donde puedan ser el centro de atención.
  • Padecer un gran nivel de ansiedad cuando se tienen que enfrentar a una situación que les da miedo.
  • Soportar una situación social con ansiedad o miedo extremo.
  • Después de una situación social, aparecen pensamientos recurrentes acerca de los posibles fallos que han podido realizar.
  • Esperar las peores consecuencias de una experiencia negativa en una situación social.

Entre los síntomas físicos de la fobia social más comunes están:

  • Rubor.
  • Palpitaciones.
  • Temblores.
  • Sudoración excesiva.
  • Náuseas o problemas digestivos.
  • Sensación de ahogo.
  • Mareos o sensación de aturdimiento.
  • Bloqueo mental.
  • Tensión muscular.

Cómo superar la fobia social

Para poder aprender a cómo superar la fobia social, podemos seguir las siguientes estrategias:

  • Buscar ayuda profesional. Antes de todo, es imprescindible para afrontar y superar la fobia social, tener apoyo y ayuda psicológica. Gracias a diferentes técnicas terapéuticas, te ayudarán a no evitar las situaciones que tanto temes, y poder así superar todos tus miedos. Este tipo de ayuda te facilitará que puedas gestionar adecuadamente todas tus emociones, y de ese modo, poder exponerte públicamente.
  • Evita la ansiedad. Para poder reducir todo el estrés y la ansiedad que te produce ciertas situaciones, debes aprender a relajarte previamente. Es importante elegir una técnica de relajación que pueda irte bien a la hora de poder estar lo más relajado posible. Puedes probar con las técnicas de respiración pausada, el yoga, o la meditación, por ejemplo. Son estrategias que nos ayudarán siempre a reducir nuestros niveles de ansiedad.
  • No evites las situaciones que tanto temes. Si tienes pavor a hablar en público, debes exponerte de forma controlada, y no huir de ese tipo de situaciones. Prueba hablar para grupo de personas que conozcas, y luego ves añadiendo a personas que no conozcas. Es fundamental ganar en seguridad y aumentar la autoestima. Ves paso a paso, y prueba a conocer otras personas.
  • Verbaliza lo que sientes. Es importante que aprendas reconocer tus emociones y tus sentimientos, y que puedas comunicar como te sientes a los demás. Eso te ayudará a verbalizar todo lo que estás sufriendo, y te dará otra perspectiva de la problemática que padeces, además de enseñar a los demás, a cómo pueden ayudarte a la hora de superar tus miedos.
  • Céntrate en tus capacidades. No te centres en todo lo que temes. Ello te paralizará por completo. Vuelve a creer, y céntrate en todo lo bueno que hay en ti. Los demás pueden opinar, pero tú sabes quién eres. No seas tan duro contigo mismo, y si fallas alguna vez, no pasa nada. La experiencia es una acumulación de fallos hasta que aprenderemos de ellos. No tengas miedo a no ser perfecto, porque no lo eres. De ese modo, no tengas miedo a exponerte, y a mostrar quién eres a los demás. Céntrate en tus virtudes.
  • No quieras controlarlo todo. No puedes intentar controlar las opiniones de los demás. Solo puedes controlar lo que haces y dices tú. Así que, céntrate en todo lo que puedes ofrecer a los demás, no te sumerjas en la angustia de pensar que pueden opinar los demás de ti. Es algo que, por mucho que quieras, no puedes controlar.
  • Visualiza cómo quieres sentirte. Para superar tus miedos a exponerte públicamente, debes pensar en cómo quieres llegar a sentirte. El miedo nos paraliza y nos convierte en la sombra de lo que somos. Por tanto, si visualizas el objetivo de no tener miedo a exponerte públicamente, te ayudará a afrontar esos miedos, y a preparar a tu mente para que supere todos sus temores al respecto.
  • Sé tal y como eres. No tengas miedo a mostrarte tal y como eres. Eres una persona llena de virtudes, no solamente de defectos. Valórate y quiérete, tienes mucho que mostrar y dar a los demás. Piensa que las personas que te rodean también tienen sus inseguridades. Así que, no seas tan duro contigo, porque nadie lo va a ser. Podemos llegar a ser nuestros peores enemigos. No permitas que el miedo a la opinión de los demás acerca de ti, determina tu vida y quién eres. Busca toda la ayuda que necesites. ¡Adelante!

Daniel Molina, Psicólogo Emocional Online

Scroll al inicio